¿Quiénes somos?

Semillero Mi Ángel Guardián

El Semillero Mi Ángel Guardián es un proyecto sin fines de lucro que brinda atención después del horario escolar a hijos de padres solteros en Santa Ana, un barrio en Antigua, Guatemala.

El proyecto fue concebido en 2005 y es dirigido por Marta Elena Alvarez Azurdia, quien es una residente local. Su visión es proporcionar un ambiente seguro, amoroso y estructurado para los niños en edad escolar en su barrio de 2 a 6:00 de la tarde para permitir trabajar a los padres solteros durante ese tiempo.

Durante estas horas el proyecto ayuda a los niños con sus tareas y después de terminarlas, ellos pueden participar en todo tipo de actividades, como deportes, cocinar, talleres de manualidades, formación en agricultura y otras actividades sociales y culturales.

NUESTRA HISTORIA

En esta área usted conocerá un poco más acerca de El Semillero. Ya sea por curiosidad sobre nuestro trabajo o si usted quiere ser voluntario con nosotros; este es un buen punto de partida.

Nuestro proyecto abrió sus puertas a los niños de escasos recursos de nuestra comunidad el 16 de septiembre del 2005.

El sueño se hizo realidad para la fundadora y directora Marta Elena Álvarez Azurdía de poder dar una ayuda pedagógica a estos niños al mismo tiempo una alternativa a la vida de la calle a fin de prevenir problemas sociales como el alcoholismo, la drogadicción, la delincuencia y las maras.

Debido a la falta de trabajo en nuestro país, las madres solteras deben buscar una ayuda económica para satisfacer las necesidades de su familia, haciendo trabajos de limpieza mal pagados y abandonando a sus niños, sin poder darles la atención que merecen.

Al abrir el proyecto se inscribieron 17 niños bajo la responsabilidad de dos voluntarios adultos guatemaltecos.

Actualmente, estamos trabajando con 40 niños.
Más de 300 voluntarios extranjeros nos han ayudado a lo largo de estos 6 últimos años.

Podemos acoger a los niños desde las 2 hasta las 6 de la tarde y ofrecerles una ayuda pedagógica así como la participación a diferentes talleres.

Trabajamos con 40 niñas y niños con edades de 6 a 14 años,en su mayoría hijos de madres solteras. Todos residen en las aldeas ubicadas en el sur de Antigua (Santa Ana, San Cristóbal el Bajo, El Calvario y San Pedro las Huertas).

Aunque hayamos trabajado en el pasado con niños que nunca habían tenido contacto con el sistema escolar, en este momento todos los niños van a la escuela (sistema público o privado) por la mañana y acuden al Semillero por la tarde.

Según la edad de los niños, se les ubica en clases diferentes, pero privilegiamos el contacto entre todos los niños durante los talleres y las actividades. Ocurre a menudo que los niños mayores ayudan a los más pequeños.

El Semillero es el lugar ideal para compartir grandes alegrías, y a veces pequeñas penas, y permite a cada niño encuentrar un ambiente sano y agradable para desarrollarse.

Marta Elena Álvarez AzurdíaDirectora y fundadora

Marta fue perito contador, bombero y trabajó para el proyecto americano Camino Seguro antes de fundar en 2005 el Semillero Mi Ángel Guardián.

Viendo que la ayuda venía en su mayoría del extranjero y que las iniciativas locales eran pocas, Marta se atrevió, con la ayuda de Dios, a fundar un
proyecto enteramente guatemalteco a fin de ayudar a su pueblo, especialmente a los niños de su comunidad y a sus madres para que tuvieran el cariño y la felicidad que merecían.

Cada día, los niños llenan su corazón de alegría.

 

LOS VOLUNTARIOS

Voluntarios extranjeros

En 6 años, más de 300 voluntarios extranjeros han colaborado con el Semillero.

Tuvimos la ayuda de voluntarios de diferentes países:
Alemania, Austria, Bélgica, Canadá, Corea del Sur, Eslovaquia, España, Estados Unidos, Francia, Holanda, Inglaterra, Italia, Sri Lanka, Suecia, Suiza, Taiwán, Turquía y Uzbekistán.

Además de ayudar a los niños con sus tareas y hacer manualidades con ellos, los voluntarios extranjeros permitieron la mejora del proyecto con diferentes trabajos físicos:  pintura, construcción de sanitarios y de salones, colocación de pisos de cemento y cerámica, trabajos eléctricos, etc.

Ellos nos enseñaron prácticamente todo lo que ahora sabemos de agricultura y manualidades; por eso les consideramos como los Ángeles del proyecto. Les recordamos también que, económicamente, el proyecto sobrevive únicamente gracias a la generosidad de estos Ángeles venidos del mundo entero.

Nuevo proyecto: Mi Ángel del Paraíso

Recientemente, Marta ha ampliado el alcance de su proyecto para desarrollar una parcela de tierra llamada Florencia que al principio era un basurero municipal.

Gracias a los esfuerzos incansables de Marta, el terreno se ha convertido en un lugar fértil, donde los niños y sus madres cultivan productos tales como huevos, pescado tilapia, además de frutas, verduras y hierbas variadas.

Nuestros Colaboradores

  • En julio 2010 el Semillero pudo comprar 303 gallinas ponedoras a través de un microcrédito de la fundación Famecon1.
  • Cada año el Semillero recibe una generosa donación de la Iglesia Metodista Unida ‘Sydenstricker’